Terapia de Pareja Consejero Matrimonial Mollet Granollers Mataró

Xavier Conesa Lapena – Carme Serrat Bretcha
C/ Gaietà Vinzia, 11-13
MOLLET DEL VALLES
 
C/ Santa Anna, 26
BARCELONA
 
Tel. 653811887 -  93 570 71 54 
conesa@gmail.com
 
 
 
Xavier Conesa Lapena
 
                                                                                          
                                                                                   
                                                                                       
 
(Montcada i Reixac)  Psicòleg , Sexòleg i Terapéuta de Parella . El 1990 fundà el Centre de Psicologia Aplicada a Mollet del Vallès entitat dedicada als tractaments psicològics en adults,adolescents i nens. Compatibilitzà aquestes tasques amb les teràpies de parella i disfuncions sexuals masculines i femenínes, establint col.laboracions amb institucions dedicades a la salut mental,especialment de la comarca del Vallès. Posteriorment, posa en funcionament l’Institut Superior d’Estudis Sexològics (I.S.E.S.) a Barcelona, dedicat a la docència de la sexologia: postgraus, masters i cursos específics reconeguts d’Interès Sanitari pel Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. L’Institut manté conveni de col.laboració amb la Universitat de BarcelonaUniversitat de Girona,Universitat Ramon Llull i Universitat Oberta de Catalunya i
Centre d’Estudis Universitaris de California, Illinois
Tutor de pràctiques externes de la Facultat de Psicologia (UB) de la Universitat de Barcelona des de l’any 1.999
L’any 1997 es va especialitzar en els tractaments específics per a la depressió a través de la luminoteràpia, essent un dels capdavanters en la investigació i implantació d’aquesta teràpia a nivell estatal. Informacions al respecte publicada al periòdic El Mundo, articles periodístics a Consumer i al periòdic Público.
Ha estat també coordinador del Grup de Treball de Sexologia del Col.legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya.
Al llarg de tots aquests anys, ha establert col.laboracions en mitjans escrits, ràdio i televisió.
 
Enllaços externs:
 

Publicacions

 

Si te estás planteando acudir a psicoterapia, es posible que no tengas muy claro qué hace un psicólogo en su consulta y como puede ayudarte.

Muchas personas tienen una idea equivocada, y piensan que ver a un psicólogo consiste en hablar de la infancia interminablemente sentados en un diván. Nada más lejos de la realidad. Una gran parte de los psicólogos en la actualidad hacen psicoterapia de orientación cognitivo conductual, y utilizan técnicas cuyos efectos terapéuticos se han demostrado en diversas investigaciones y, por tanto, tienen una eficacia probada.

Lo primero que hará el psicólogo cuando llegues a su consulta será evaluar tu problema para poder hacer un diagnóstico en el que basar el tratamiento. Por tanto, te pedirá que le cuentes lo que te pasa, te hará diversas preguntas sobre las distintas áreas de tu vida (para conocer el problema situado dentro de un contexto y conocer ciertas circunstancias de tu vida que pueden estar influyendo) y te pedirá que rellenes algunos cuestionarios.

 

Por ejemplo, si dices sentirte deprimido, podrá utilizar un cuestionario para evaluar el grado de depresión que padeces.

Una vez que el psicólogo tiene toda la información que necesita, entre los dos plantearéis cuáles van a ser los objetivos del tratamiento, es decir, lo que quieres lograr con la terapia. A veces, esos objetivos pueden dividirse en varios pasos.

Entonces comienza la terapia, que será diferente según el caso y que consistirá en enseñarte una serie de técnicas y habilidades que te ayuden a cambiar tu comportamiento, emociones y pensamientos por otros más sanos. Por ejemplo:

  • Técnicas específicas para afrontar determinados problemas (por ejemplo, la técnica llamada desensibilización sistemática para superar las fobias simples).
  • Habilidades determinadas que te faltan y que están influyendo en tus problemas, como habilidades sociales, de comunicación, de resolución de problemas, toma de decisiones, etc.
  • Técnicas para modificar tu pensamiento. En gran parte, tus problemas pueden estar causados porque tiendes a cometer errores de pensamiento, hacer interpretaciones erróneas de la realidad, etc. El psicólogo te enseñará cuáles son tus errores y cómo puedes hacer que tu pensamiento sea más sano, realista y constructivo. Pensar mejor te ayudará a funcionar mejor, a sentirte mejor y a tener menos problemas o ser más capaz de solucionarlos.
  • Técnicas para manejar el estrés que hay en tu vida (relajación, inoculación del estrés, aserción encubierta, etc.)

Por tanto, un psicólogo te enseñará cómo afrontar situaciones estresantes sin venirte abajo, resolver conflictos con otras personas, identificar y manejar tus emociones, superar una pérdida o un trauma, manejar síntomas físicos, manejar síntomas de enfermedad mental, etc.

El resultado de la terapia

Una vez aprendidas esas nuevas habilidades, técnicas o modos de pensar y comportarte, podrás usarlos en el futuro, cuando vuelvas a encontrarte en alguna situación que te produzca malestar. Esto significa que la psicoterapia implica también un crecimiento personal, porque has aprendido algo que antes no sabías, has descubierto cosas de ti que desconocías, tu forma de relacionarte con los demás ha mejorado, tu autoestima ha aumentado porque tras la terapia te sientes capaz de afrontar situaciones que antes temías o no sabías cómo afrontar y puedes también manejar emociones o situaciones que antes te abrumaban y desesperaban. En definitiva, has aprendido a ser más resiliente.

Duración de la terapia

La duración de la terapia depende de cada caso, pero en general la terapia cognitivo conductual suele durar entre tres y seis meses, con sesiones semanales de unos 50 minutos de duración.

¿Cuál es su grado de eficacia?

Tras realizarse una revisión de la eficacia de los tratamientos psicológicos para los catorce trastornos más significativos, los autores del estudio concluyeron que doce de ellos cuentan con tratamientos de eficacia probada, y los otros dos (trastorno de personalidad e hipocondría) cuentan con tratamientos considerados probablemente eficaces.

Además, cuando existe un tratamiento psicológico de eficacia probada para un trastorno, y también un tratamiento farmacológico, el tratamiento psicológico suele ser superior. No se ha demostrado que la combinación de fármacos y psicoterapia mejore los resultados, excepto en la esquizofrenia, la depresión bipolar y la agorafobia, donde se obtienen mejores resultados cuando se combinan fármacos y psicoterapia.

 

La psicoterapia es el tratamiento que tiene como objetivo el cambio de pensamientos, sentimientos y conductas.

Se lleva a cabo entre un profesional con la formación y las habilidades necesarias para facilitar el cambio psicológico, y el paciente/cliente que requiere la ayuda para aliviar los síntomas que le producen un grado de sufrimiento importante.

La persona que llega a terapia, cualquiera  que  sea  la naturaleza de sus síntomas psicológicos, se encuentra en un estado de desmoralización que puede ser caracterizado por: pérdida de  la autoestima, sentimientos de incompetencia,  desvalimiento y desesperanza. Esa sensación  de  incompetencia subjetiva deja al individuo incapaz para afrontar las demandas del medio ambiente y con frecuencia le lleva a confundir el significado de los síntomas, a exagerar su severidad, a temer volverse loco, etc.

Los síntomas de los que se quejan las personas que solicitan psicoterapia son variados, afectan a la experiencia personal, la relación con los demás o dificultan de forma significativa sus actividades cotidianas. El malestar con frecuencia se manifiesta a través de ansiedad, depresión, estrés, conflictos con la pareja, dificultades en las relaciones sexuales, etc. o dan lugar a ciertos comportamientos que interfieren la vida de una persona en distintas áreas, como por ejemplo las adicciones (alcohol, drogas, etc.) los referidos a la alimentación (anorexia nerviosa, bulimia, etc.). Resumiendo, las circunstancias que llevan a una persona a solicitar ayuda profesional son diversas y complejas.

La psicoterapia propicia cambios congruentes con los objetivos que desea alcanzar el cliente. Proporciona orden al caos facilitando la comprensión de ideas y acciones que habían sido confusas. Conduce a cierto alivio al capacitar a la persona para afrontar ansiedades y tensiones que habían sido evitadas. Conduce a nuevas oportunidades para aprender modos diferentes de pensar, sentir y actuar. En definitiva, provoca que la sensación de malestar progresivamente vaya dejando paso a la de dominio y control personal.

El cómo se consiga depende del problema que plantee el paciente, de las metas que quiera conseguir y en gran medida del modelo teórico seguido por el terapeuta, puesto que cada perspectiva en psicoterapia se caracteriza por un conjunto de conceptos y principios que explican cómo ocurre el cambio. La naturaleza, ritmo y objetivos de las intervenciones quedan en parte definidos por la orientación teórica del terapeuta.

La concepción filosófica que subyace al psicoanálisis, la modificación de conducta o la perspectiva humanista difiere en cuanto a las causas atribuidas a las conductas y a la definición de los procesos de cambio, siendo lógico que cada terapeuta se identifique más con una de ellas. Pero la flexibilidad al mantener dichas teorías permite que en la práctica se utilicen las estrategias y los principios clínicos que conducen a una mayor eficacia en la psicoterapia. En esta dirección, distintos autores han concluido que los efectos de las psicoterapias parecen deberse más a los factores comunes que comparten que a las técnicas o procedimientos terapéuticos específicos de cada una de ellas.

 Algunos de los aspectos comunes de los tratamientos exitosos son: 
    -Los pacientes se encuentran insatisfechos con sus pensamientos, sentimientos y/o conductas y buscan ayuda. 
    -Los terapeutas procuran crear una atmósfera emocional cálida, de apoyo y respeto, no crítica, favorecedora de la confianza y la esperanza. 
    -Se establece una alianza terapéutica para fomentar una actitud positiva hacia el tratamiento y la motivación para asumir riesgos que permitan al paciente experimentar conductas, sentimientos y procesos de pensamiento nuevos. 
    -Las intervenciones se diseñan para aliviar el sufrimiento y favorecer cambios congruentes con los objetivos del cliente. 
    -Buscan la asimilación e integración en la vida del cliente de los aprendizajes emocionales, conductuales y cognitivos significativos. 
    -Neutralizan los miedos irracionales. 
     -Conciben estrategias para cambiar los patrones de conducta desajustados, las creencias irracionales, las emociones disfóricas y las formas autoderrotistas de relacionarse con otros. 
     -Favorecen la transferencia de las nuevas conductas hacia la vida diaria del cliente propiciando así actitudes saludables. 

 

Terapia de Pareja Consejero Matrimonial Mollet Granollers Mataró